Saltar al contenido

Tácticas de Fútbol

¿Qué son las tácticas de fútbol y para qué sirven?

El fútbol es un deporte de conjunto, se enfrentan once jugadores contra otros once. Sin embargo, para poder desarrollar una idea de juego colectiva se usan las tácticas de fútbol como medio para explotar las cualidades individuales de los jugadores y atacar las vulnerabilidades del rival. Existen grandes equipos a lo largo de la historia que gracias a su táctica han pasado a la historia y ganado títulos o campeonatos que aun recordamos a la fecha.

Tácticas del Fútbol
Guía sobre esquemas y tácticas del fútbol.

Posiciones del fútbol

Para poder llevar a cabo o implementar tácticas de fútbol, es necesario conocer a profundidad los roles y funciones de cada jugador y cada posición. Por ello aquí te explicamos cuales son las posiciones más comunes en el fútbol mundial. Algunas difieren dependiendo de cada esquema táctico, no todas son iguales. Pero de forma genérica te diremos que las posiciones básicas en el fútbol son las siguientes: Portero, defensas, mediocampistas y delanteros.

Portero

El portero es el jugador que toma el balón cuando va dirigido a la portería. Esto para evitar el gol. El portero es el único jugador que puede utilizar las manos dentro del terreno de juego siempre y cuando el balón se encuentre dentro del área grande. El portero no puede tocar la pelota con sus manos más allá del área, de lo contrario se le marcará falta y concederá un tiro libre al equipo rival. Además de que, en algunos casos una mano del portero fuera del área es sancionada con una amonestación o con una expulsión.

El portero debe tener grandes reflejos, agilidad y buena estatura. Debe ser capaz de cubrir la portería de un poste al otro y también del suelo al travesaño. Existen varios estilos de porteros, el «atajador» es una clase de portero que suele tener grandes reflejos y saca una gran cantidad de balones que van a la portería. Existen porteros que suelen salir del área a jugar el balón con los pies y con ello se convierten en un «líbero» o jugador de apoyo para la defensa.

Defensa Central

La posición de defensa central es una de las más importantes en el fútbol. Su principal labor es la de impedir que los jugadores del equipo rival marquen goles. Existen distintas variedades de defensas, algunas se conforman por dos centrales y otras por tres, esto depende del esquema táctico de cada equipo. Dentro de las características físicas del defensa central se encuentran las siguientes: Altura, fortaleza, velocidad, capacidad de salto, buen cabeceo y anticipación.

Existen diversos estilos y tipos de defensores centrales. Hay defensores de marca, que son muy buenos limitando la capacidad de los delanteros rivales, pero que quizá técnicamente no son muy puros o limpios con el balón. Por otra parte, existen defensas centrales que son muy buenos técnicamente y contribuyen a que el equipo tenga una salida limpia desde campo propio.

Defensa en zona

Dentro del fútbol existen básicamente dos formas de defender: En zona y hombre a hombre. La defensa por zona consiste en asignar a cada defensor una determinada área del campo, el defensa tiene asignada esa zona y debe cubrirla en todo momento. Para ello también el defensor contará con la ayuda de los mediocampistas.

Hombre a hombre

La otra variedad de defensa es «hombre a hombre». En ella, se le asigna a cada jugador un hombre, el cual debe marcar para asegurarse de que no haga daño a la portería o anote. Por lo regular esta asignación se hace en las jugadas a balón parado, ahí cada jugador tiene la responsabilidad de marcar a un hombre rival.

Lateral

El defensa lateral también es conocido en el mundo del fútbol como «marcador de punta». Esta posición es importante dentro de las tácticas del fútbol, ya que, este defensor se encarga de funciones defensivas por los costados de la cancha. Entre las características que deben tener los laterales están las siguientes: Marca, velocidad, habilidad para centrar, anticipación y buen cabeceo.

El lateral «clásico» se limita más a labores defensivos, impidiendo el arribo de los mediocampistas de banda o extremos. Deben impedir que los jugadores rivales centren o tengan posesión del balón en los linderos del área grande. Por lo general se les asigna la marca de los jugadores de banda.

El lateral moderno cumple con funciones de defensa y ataque, aunque su desgaste físico es mayor, suelen ayudar al equipo en la fase de ataque. Por lo general suelen hacer recorridos largos por toda la banda hasta llegar a campo rival y centrar o asociarse para encontrar a un delantero y que pueda marcar gol.

Mediocampistas

Los mediocampistas cumplen con una función importantísima dentro de las tácticas del fútbol. Suelen ser el equilibrio de un conjunto, tanto en defensa, como en ataque, es por ello que su labor es fundamental para el buen juego colectivo.

En defensa, el mediocampista se encarga de realizar labores de contención, de recuperación de balón y de destrucción del juego ofensivo del rival. Mientras que, en ataque, se encargan de la elaboración de jugadas y asistencias a los delanteros para que puedan anotar gol. Existen diversos tipos y estilos de mediocampistas, entre los principales podemos encontrar los siguientes.

Contención

El mediocampista defensivo, conocido como «contención» o simplemente «cinco» es un jugador cuya labor principal es meramente defensiva. Se encargan de cubrir el espacio del terreno de juego entre la línea de defensores y la línea de mediocampistas, suelen marcar al jugador conocido como «enganche» o «diez». El enganche suele ser el jugador que asiste a los delanteros y cuenta con mayor lucidez para elaborar jugadas, por ello la labor del contención es de suma importancia en el aparato defensivo.

Mediocampista central o Volante

El mediocampista central o volante es una de las posiciones más importantes dentro de las tácticas del fútbol. El mediocampista central es quien se encarga de la fase de transición entre la defensa y el ataque, en defensa se encarga de cubrir terreno y buscar recuperar la pelota. En ataque, el mediocampista se encarga de llegar como una segunda línea de ataque o de dar pases que puedan encontrar jugadores desmarcados o libres. Puede decirse que el volante es el organizador del equipo y debe tener ciertas características, entre las que se encuentran: Pase, técnica, velocidad, regate y visión de campo.

Mediocampista de banda

El mediocampista de banda se coloca ya sea por izquierda o por derecha y tiene funciones más de ataque. Aunque, si el partido y el esquema táctico lo refiere, tiene que hacer recorridos defensivos para auxiliar al defensor lateral. En ataque, el mediocampista de banda tiene que crear peligro y jugadas de ataque por su costado o «banda». Puede centrar el balón al área para que la remate algún delantero o asociarse con los demás mediocampistas para crear jugadas y buscar espacios que puedan descolocar a la defensa rival.

Mediocampista ofensivo o mediapunta

El mediocampista ofensivo o mediapunta es un elemento importante al momento de elaborar tácticas de fútbol. El mediapunta es el enlace entre el mediocampo y la zona de delanteros, se encarga de encontrar espacios en la defensa rival y dar pases a los delanteros para que puedan anotar gol. Es el centrocampista más adelantado y se sitúa por detrás de los delanteros; su función es la de coordinar el ataque del equipo.

Entre las características que debe tener el mediapunta se encuentran las siguientes: Pase, técnica, visión de campo y definición.

Delantero

El delantero es el jugador que debe finalizar las jugadas con un remate y anotar goles. Los delanteros deben poseer técnica, movilidad y tener una gran visión de juego para leer los movimientos de los defensores. Deben saber rematar con las dos piernas y saber cabecear, no necesariamente deben ser dotados técnicamente, pero si deben tener una alta capacidad de definición.

Dentro de los delanteros o jugadores de ataque podemos encontrar distintas características o posiciones, entre las que podemos encontrar las siguientes:

Centro delantero o «nueve»

El centro delantero o «nueve» como también es conocido, juega específicamente en la punta del ataque. Este delantero suele posicionarse en el centro del área y compite contra los defensores centrales rivales. Además el centro delantero debe ser capaz de salir del área, moverse y mostrarse para repartir balones en el ataque, así como abrir huecos en la defensa y finalizar las jugadas.

Extremo o puntero

Los extremos o punteros son jugadores importantes dentro de algunos esquemas o tácticas de fútbol. Son jugadores muy rápidos, regateadores y con gran control del balón. Suelen ser marcados por un defensor lateral, físicamente no son muy corpulentos pues poseen una gran habilidad y creatividad. Los punteros pueden llegar hasta la línea de meta y enviar centros al delantero o realizar diagonales desde la banda al centro del área buscando tirar a portería o asistir a otro jugador.

Habilidades individuales en tácticas del fútbol

Desde luego que los grandes equipos se conforman de grandes jugadores. Para ello hay que entrenar las habilidades individuales de acuerdo a la posición del jugador. No es lo mismo entrenar a un portero, que a un delantero. Los equipos bien preparados en cuestión táctica, suelen oponer gran resistencia o incluso superar a equipos con mejores jugadores teóricamente.

Una vez entrenados los aspectos individuales de los jugadores se puede entrenar la parte colectiva del equipo funcionando como un «todo». Los defensores y delanteros deben tener un buen juego aéreo y saber cabecear, mientras que, los mediocampistas deben tener grandes cualidades técnicas y de pase.

Fundamentos de las buenas tácticas del fútbol

Cada entrenador tiene su propia idea o esquema de juego. Todas funcionan teniendo a los jugadores con las características idóneas para explotar ese esquema de juego. Pero podemos decir de forma general que los principales fundamentos para una buena estrategia de fútbol son los siguientes:

  • Correcta ocupación del terreno.
  • Equilibrio entre líneas (no acumular demasiados defensores o atacantes).
  • Transiciones limpias o salidas rápidas ataque-defensa.
  • Buen repliegue del equipo para defender.
  • Que el sistema explote al máximo las condiciones individuales de los jugadores.
  • Recorridos de ataque y defensa coordinados y definidos.
  • Presión coordinada para recuperar el balón.
  • Líneas compactas.

Principales esquemas o tácticas del fútbol

A lo largo de la historia los equipos han usado distintos esquemas o tácticas de fútbol. Conforme ha ido evolucionando el deporte han aparecido nuevas formas de entender la táctica y los esquemas. Pero, de forma genérica podemos decir que las principales tácticas del fútbol son las siguientes:

  • Clásico 4-4-2 (cuatro defensores, cuatro mediocampistas y dos delanteros).
  • 4-3-3. Este sistema nació en Holanda y se compone de una línea de cuatro defensores, tres medio campistas y tres delanteros.
  • 3-5-2. El Doctor Carlos Salvador Bilardo usó este sistema en el Mundial de México 86, coronándose campeón del mundo con Argentina. Este sistema consta de tres defensores, cinco mediocampistas y dos delanteros.
  • 4-5-1. Este sistema agrupa un mayor número de mediocampistas para tener mayor control del mediocampo. Se juega con cuatro defensores, cinco mediocampistas y un delantero.
  • 3-4-3. Este sistema es poco visto, pero se juega con tres defensores, cuatro mediocampistas (algunas formaciones lo hacen en forma de rombo) y tres delanteros o atacantes.

Aquí te presentamos a detalle los principales esquemas o tácticas del fútbol: